MASACRE EN GAZA


Hijos del rencor
*************


Sangre en las manos
de los justos abanderados
Sangre de corderos
por verdugos ajusticiados
Victimas en otro tiempo hoy despiertan
como lobos despiadados
Hijos de Israel…
Cuántos ojos hacen falta para pagaros

Hijos de David cual es el cáliz sagrado
que sacie vuestra sed de reivindicaros
Cuantas vidas vais a seguir sesgando
Dónde está vuestra fe
Dónde lleváis al Dios no crucificado
Cuánto tiempo lo seguiréis obviando

Quien a hierro mata a hierro muere
Pensáis diferentes vuestros ojos
o vuestros malditos e insaciables dientes
Escuchad vuestros corazones y no vuestras leyes
hechas desde el miedo y el rencor
que ajusticia por culpables a inocentes


Hombre depredador del hombre
falto de fe y de amor morirás como bestia
en el infierno de tu incomprensión e incoherencia
Nada tiene el que nada otorga y comprende
Nada el que solicito a la violencia obedece
y lleno de odio solo siembra MUERTE


Rosa sin más

Comentarios

Neogeminis Mónica Frau ha dicho que…
Venga de dond evenga la violencia crea más violencia...nunca ha sido una solución y siempre ha generado más odio. Sólo el amor corta la cadena de las guerras, sólo el perdón y la generosidad del entendimiento pone fin a las contiendas. Hay alguien capaz de dar el primer paso? Si no es así...seguirá creciendo el odio y la venganza hasta que ya no quede ninguno. Es increíble la falta de sentido de quienes toman las decisiones.


Te dejo un abrazo, Allma, estos temas nos trastornan a todos.
R.D.Network ha dicho que…
Hola Allma!
Cuando una nación que sufrió un genocidio se convierte a su vez en genocida es como si todo perdiera el sentido de la realidad.
Que bueno es encontrarte aquí también!
Un beso grande.

PD: soy Danny. :-)
SOYPKS ha dicho que…
Hola mi querida amiga, que sorpresa, acabo de entrar a tu space y me dió alegría que dejaras esta dirección para seguirte, yo también estoy por acá, apenas estoy dando mis primeros pasitos, espero que podamos continuar nuestra linda amistad, un abrazo amiga y feliz año.

Entradas populares de este blog

La lucha continúa, mi obesidad y yo.

La Carta de despedida del Dr. René Favaloro